Linkedin

jueves, 25 de noviembre de 2010

Guía para entender la Renta Variable: Las Acciones

Conceptos básicos de inversión:
Una guía sencilla para entender la renta variable

- Comprender los conceptos básicos de la renta variable puede ayudarle a tomar decisiones de inversión documentadas;

- Las acciones de renta variable pueden subir y bajar en términos interanuales, pero a largo plazo, su potencial de crecimiento hace que sean una alternativa de inversión insuperable;

- Un fondo de inversión, o cartera de fondos, de renta variable diversificado globalmente puede ser una alternativa eficaz para alcanzar sus objetivos financieros a largo plazo.



Desmitificar la inversión en acciones de renta variable

Las acciones de renta variable son una parte esencial de la inversión a largo plazo, pero en ocasiones pueden parecer algo misteriosas: ¿qué son las acciones de renta variable?; ¿cómo funcionan?; ¿cuál es la mejor alternativa de inversión en acciones de renta variable? Esta guía responderá a estas preguntas mientras las acciones trabajan para su futuro.

Facilitar el entendimiento de las acciones
Gastar con sensatez, ahorrar e invertir son actividades esenciales para alcanzar sus objetivos financieros, pero, ¿cómo puede estar seguro de estar poniendo sus ahorros a trabajar de la forma correcta? Cuando se ahorra para el futuro, una cartera sólida probablemente incluirá una distribución importante en acciones de renta variable. Las acciones de renta variable han obtenido históricamente mejores rentabilidades a largo plazo que la mayoría del resto de inversiones. Este potencial de crecimiento adicional podría marcar la diferencia entre alcanzar sus objetivos o quedarse corto.

Sin embargo, resulta difícil saber dónde empezar, por lo que esta guía le ayudará a tomar decisiones documentadas en relación con la inversión en renta variable:
1) Explicar los beneficios y riesgos de la inversión en acciones de renta variable;
2) Describir cómo los inversores y los mercados determinan el valor de una acción;
3) Revisar las diferentes categorías, tipos de acciones y fondos de acciones;
4) Ayudarle a comprender cómo hacer que funcionen en su cartera.

También se facilitan descripciones de los índices de valores más conocidos que ayudan a los inversores a medir el rendimiento. Asimismo, al final he incluido un glosario que explica términos y conceptos importantes.

Los conceptos básicos:
¿En qué consisten exactamente las acciones de renta variable?

De forma sencilla, las acciones representan participaciones en la propiedad, o en el patrimonio neto, de una compañía específica.

Cuando una compañía necesita capital adicional para crear nuevas fábricas, ampliar su negocio o realizar adquisiciones, cuenta con diversas opciones, entre ellas, pedir el dinero prestado emitiendo bonos o vendiendo una pequeña participación en su propiedad a inversores mediante la emisión de acciones. De esta forma, los inversores pueden comprar y vender fácilmente estas acciones a través de las bolsas de valores.

Cuando los inversores adquieren acciones de una compañía, obtienen los derechos y beneficios que conlleva la propiedad. Tienen derecho a votar en relación con ciertas cuestiones clave a las que se enfrente la compañía y a beneficiarse directamente con del éxito y de los beneficios de la compañía. Si la compañía obtiene un buen rendimiento, el precio de su acción puede incrementarse, por lo que el inversor gana. Asimismo, la compañía puede distribuir parte de sus beneficios a los accionistas en forma de dividendo.
Analicemos con más detalle cómo funcionan las acciones y cómo pueden trabajar para usted.

¿Por qué invertir en acciones de renta variable?

Si desea que sus activos crezcan a lo largo del tiempo, las acciones de renta variable son la mejor opción de inversión. Pero un mayor potencial de crecimiento también implica un mayor riesgo, por lo que es importante mantener una perspectiva a largo plazo al invertir en acciones.

Potencial de crecimiento a largo plazo
Al igual que muchos aspectos de la vida, invertir implica asumir compromisos, sacrificar una cosa para conseguir otra. Cuando se crea una cartera, será necesario asumir compromisos entre diversos tipos importantes de activos.

Los certificados de depósitos (CD) y los instrumentos del mercado monetario ofrecen un elevado nivel de estabilidad, por lo que es aconsejable invertir en ellos si necesita acceder pronto a su dinero y desea evitar pérdidas en el mercado. Estas inversiones de bajo riesgo siempre generan resultados positivos aunque, a largo plazo, proporcionan una menor rentabilidad que la mayor parte del resto de inversiones. Los bonos conllevan menos riesgos y se puede perder dinero, pero, por lo general, generan rentabilidades más elevadas. Las acciones son el motor que impulsa el crecimiento a largo plazo. Históricamente, han proporcionado rentabilidades mucho más elevadas que el resto de inversiones que hemos mencionado (véase el gráfico). Tenga en cuenta las acciones si desea maximizar el potencial de crecimiento de su cartera. Sin embargo, debe estar preparado para un nivel de riesgo mucho más elevado que en el caso de los bonos o los CD; las acciones de renta variable pueden generar pérdidas muy importantes de vez en cuando.

¿Qué proporciona a las acciones de renta variable su potencial de crecimiento?
Las acciones han mostrado un buen comportamiento a lo largo del tiempo debido a que conectan directamente con el ingenio humano. Con las acciones de renta variable, los inversores pueden beneficiarse fácilmente de los frutos del trabajo de otros. Si los investigadores de una compañía farmacéutica descubrieran una nueva medicina para tratar las enfermedades cardiacas, se generaría una nueva fuente de ingresos y beneficios para la compañía, y para los accionistas.

La posesión de acciones también puede exponerle al impacto general de potentes tendencias de crecimiento. Por ejemplo, la ola de la tecnología informática ha supuesto un gran impulso para los fabricantes de software debido a que suministran los programas que ejecutan los ordenadores. Pero, ¿qué ocurre con los fabricantes de automóviles? Estas compañías utilizan ordenadores para reducir los costes de montaje. Los vendedores minoristas también los utilizan para gestionar mejor sus inventarios y mejorar la rentabilidad. Los inversores que poseen acciones de este tipo de compañías se benefician del impacto de los ordenadores. Es importante evaluar cuidadosamente el potencial de crecimiento de cualquier acción, no todas las compañías tienen éxito; la incertidumbre y el riesgo están presentes al invertir en acciones.

Los precios de las acciones pueden ser volátiles...
Las acciones de renta variable participan de las ganancias de una compañía, por lo que ofrecen un mayor potencial de rentabilidad que los bonos y los CD. Pero las acciones también están expuestas a las fuerzas volátiles que pueden afectar a la rentabilidad de una empresa. Por esta razón, los precios de las acciones oscilan bruscamente con frecuencia: es frecuente que los mercados de valores suban o bajen un 2% o más en un día.

Las acciones normalmente suben y bajan en ciclos, en función de si los inversores se muestran generalmente optimistas o pesimistas con respecto al futuro. Los mercados de valores pueden experimentar subidas durante periodos prolongados, pero de vez en cuando sufren importantes caídas que pueden durar meses, o incluso años. Estos periodos de bajadas pueden ser estresantes para los inversores, y los mercados no se recuperan de repente.

...por lo tanto, los inversores necesitan una perspectiva a largo plazo
Para algunos inversores, el riesgo de invertir en acciones puede no ser adecuado. Si necesitan su dinero con relativa rapidez, la seguridad del efectivo puede ser lo más aconsejable. También es posible que los inversores tengan un objetivo más conservador para sus activos, en cuyo caso deberían tener en cuenta los bonos. Pero en el caso de los inversores que busquen incrementar su patrimonio, las acciones pueden impulsar el potencial de crecimiento a largo plazo. A lo largo de los años, la renta variable ha sufrido retrocesos ocasionales, en ocasiones algunos graves con importantes pérdidas para los inversores. Sin embargo, las acciones finalmente han llegado a recuperarse (véase el gráfico).

Para la mayoría de las personas, invertir para el futuro es un planteamiento a largo plazo, vistas desde esta perspectiva, las acciones han demostrado su valor.



¿Qué provoca que cambien los precios de las acciones?

Muchas fuerzas pueden empujar al alza o a la baja el precio de una acción en cualquier momento. No es fácil convertirse en un experto en estas influencias, pero un entendimiento básico sobre cómo funcionan puede ayudarle a entender por qué oscilan los precios.

Las opiniones colectivas de los inversores
Diariamente se negocian cientos de miles de millones de acciones en los mercados de valores de todo el mundo. En cualquier momento se puede conocer a qué precio cotiza una acción. Pero, ¿qué provoca el cambio de los precios de las acciones?

Los cambios de los precios son en realidad la combinación de muchas transacciones realizadas por los inversores. Al capturar todas estas transacciones, el mercado de valores actúa como un jurado central de la opinión pública: si hay más personas que desean comprar en lugar de vender un valor, el precio sube. Si el número de vendedores supera al de compradores, el precio baja.

Muchos factores pueden influir en estas decisiones, desde la salud financiera de la compañía hasta la economía general o la eficacia de un equipo de gestión. Analizaremos con mayor detalle algunos de estos factores en las siguientes secciones.

Estados financieros:
diagnóstico de la salud de una compañía
Cuando los inversores profesionales analizan una compañía, el primer aspecto que estudian es el estado financiero de la compañía. Este "informe de la salud" financiera de la compañía proporciona una instantánea de las operaciones y el beneficio de la compañía. Los inversores estudian detenidamente estos estados y también intentan predecir cómo cambiarán los componentes clave de los estados financieros:

- Ingresos/ventas: ¿cuánto dinero recibió la compañía por la venta de sus productos o servicios?
- Margen de beneficio: ¿cuáles fueron los beneficios en forma de porcentaje de las ventas?
- Beneficios: ¿qué beneficio obtuvo la compañía después de pagar sus costes?
- Deuda: ¿ha pedido la compañía demasiado dinero prestado? Si está utilizando demasiado dinero para pagar su deuda, los beneficios podrían descender o podría ser imposible asumir préstamos adicionales.


Análisis del entorno general: La economía y los eventos actuales

Los inversores también deben mirar más allá de la propia compañía para entender cómo la economía general y el entorno del mercado pueden ayudar o perjudicar a una compañía. Por esta razón, los inversores prestan mucha atención a los informes económicos mensuales, desde los datos del empleo y las tasas de inflación hasta los datos de gasto de los consumidores. Buscan las indicaciones de los factores externos que pueden influir en el rendimiento de una compañía. Por ejemplo, el gobierno podría anunciar un nuevo acuerdo comercial que mejore la rentabilidad del negocio en una región determinada. Los desastres naturales pueden retrasar el acceso de una compañía a recursos de suma importancia; o las autoridades podrían aprobar un nuevo medicamento en el mercado. Incluso complicaciones a corto plazo, como el desabastecimiento energético o una crisis financiera, pueden tener un impacto, independientemente de la fortaleza fundamental de una compañía. Evidentemente, las compañías reaccionan a los diversos acontecimientos de formas diferentes, por lo que una mala noticia para una compañía podría ser una buena noticia para otra. Por ejemplo, un precio elevado del petróleo podría perjudicar a las aerolíneas pero ayudaría a las compañías petroleras.

El efecto combinado de estos factores del "entorno general" y problemas específicos de la compañía, como la salud financiera, pueden influir en las expectativas de beneficios de los inversores, que finalmente determinarán el precio de una acción. Con el paso del tiempo, los beneficios de una compañía tienen un fuerte impacto en las rentabilidades de un valor (consulte el gráfico).

El rol de las emociones

Como si la inversión en acciones no fuera suficientemente difícil, las corrientes emocionales afectan profundamente a los inversores. A menudo, pueden dirigir al mercado en direcciones que pueden parecer carentes de sentido, basándose en un análisis objetivo. Incluso los inversores experimentados a menudo pueden verse superados por las emociones y tomar decisiones a corto plazo debido a las mismas. Aunque pueda resultar difícil, la mejor alternativa es mantener las emociones alejadas, analizar cuidadosamente los hechos y tomar decisiones basándose en una estrategia a largo plazo.

¿Qué acción plantea un mejor negocio?

La información financiera puede ayudar a los inversores a determinar lo caras que son unas acciones basándose en su rendimiento financiero. No basta con analizar simplemente los precios de las acciones.

Si una acción se vende por 10 USD y otra se vende por 20 USD, la acción de 10 USD claramente cuesta menos dinero. Pero hay una pregunta que va más allá: ¿cuánto beneficio generará cada acción por cada dólar que paguen los inversores por ella?

Una respuesta procede de la relación entre el precio y el beneficio (P/E), que divide el precio de la acción de una compañía por su beneficio por acción. Si la acción de 10 USD genera 1 USD de beneficios, su relación P/E es 10: los inversores pagan 10 USD por cada dólar de beneficio. Si la acción de 20 USD genera 4 USD de beneficios, su relación es 5. Basándonos en las relaciones P/E, la acción de 20 USD es realmente menos "cara" que la acción de 10 USD.

Por supuesto, los cálculos como la relación P/E sólo son puntos de inicio del análisis. ¿Está buscando una ganga o considera que la acción más cara generará un mayor crecimiento de los beneficios en el futuro? Esta decisión requiere un entendimiento profundo de la compañía, su industria, su estrategia e incluso del entorno económico general. La inversión requiere un análisis complicado que exige a los inversores profesionales dedicar toda su vida para dominarlo.


Las acciones adoptan muchas formas y tamaños

El mercado de valores es amplio y cada valor se comporta de forma diferente. Aún así, los grupos de acciones presentan similitudes. Establecer categorías por tamaño, sector, región o incluso estilo puede ayudar a los inversores a organizar las múltiples opciones disponibles.

Invertir con un estilo: acciones de crecimiento y de valor

Los inversores a menudo dividen su enfoque de la inversión en renta variable en dos ámbitos de "estilo": crecimiento y valor. De este modo, los inversores agrupan los valores en estas categorías para facilitar la búsqueda de sus objetivos de inversión.

Las acciones de renta variable de crecimiento son compañías que experimentan un rápido crecimiento de las ventas y los beneficios. Es posible que estas compañías se estén introduciendo en nuevos mercados o aventajando rápidamente a sus competidores; los inversores consideran que estos éxitos pueden impulsar el precio de la acción hasta un valor aún más alto. Imaginemos una compañía perteneciente al sector de la sanidad que desarrolla un nuevo medicamento revolucionario para combatir las enfermedades cardiacas. En cualquier caso, ese potencial de crecimiento no surge sin un importante coste; por esta razón, los inversores normalmente están dispuestos a pagar más por las compañías de crecimiento, basándose en los beneficios que generan.

Por otro lado, las acciones de renta variable de valor son el equivalente en el mercado a una venta de ocasión. Estas acciones presentan un valor barato en comparación con su capacidad de generación de beneficios, habitualmente debido a problemas en la compañía o dentro de su industria. Si los inversores consideran que estas acciones están infravaloradas y que la compañía se recuperará en un futuro, comprarán estas acciones mientras se vendan con un descuento en su valor.

¿Por qué no invertir en ambos estilos?

Las acciones de renta variable de crecimiento y de valor tienden a comportarse de forma diferente bajo las mismas condiciones. En ocasiones las acciones de crecimiento llevan el liderazgo, otras veces lo hacen las acciones de valor. Ciertamente, contar con ambos estilos, o "combinarlos", en nuestra cartera puede ser una estrategia valiosa.

La división de una cartera de acciones entre acciones de crecimiento y de valor puede proporcionar a los inversores mayor tranquilidad, puesto que siempre tendrán una parte de su cartera de acciones expuesta al estilo más fuerte. Esta metodología es coherente con el principio básico de la creación de carteras: dividir las inversiones entre diferentes tipos de activos para que no todo esté al alza o a la baja al mismo tiempo. Con el tiempo, la consistencia de sus rentabilidades puede mejorar.




Las compañías no presentan un tamaño estándar
Las acciones de renta variable también se agrupan por el valor total de las acciones que una compañía tiene disponible en los mercados: su capitalización bursátil. Compañías de diversos tamaños ofrecen a los inversores beneficios, potenciales de crecimiento y riesgos diferentes.
Por ejemplo, un fabricante del sector textil establecido globalmente puede ofrecer a los inversores una fuente estable de beneficios, pero tiene poca capacidad de ampliar su cuota de mercado. Un pequeño estudio de moda, por otro lado, tiene más potencial de crecimiento, aunque, sin una trayectoria de negocio contrastada, podría ser una inversión más arriesgada.


¿En qué sector opera la compañía?

Las acciones se agrupan en numerosos sectores principales, como el energético, el financiero y el tecnológico para crear cierto orden en un mercado tan extenso. Esta organización en sectores facilita a los inversores la evaluación y la comparación de compañías que ofrecen bienes y servicios similares.

Las acciones en el mismo sector a menudo suben y bajan a la vez debido a que se ven afectadas por fuerzas similares de los mercados. Por ejemplo, un auge en la construcción tendería a beneficiar a todas las compañías que suministran materiales de construcción, pero tendría un impacto directo muy pequeño en las firmas del sector de la sanidad.

Los inversores profesionales intentan capitalizar las evoluciones que se producen en diferentes sectores ajustando la exposición sectorial de sus carteras. Su objetivo es evitar los sectores débiles e invertir en aquellos más sólidos. Evidentemente, la selección de los valores adecuados dentro de un sector puede ser aún más importante, debido a que cada compañía es única.

Una lección de geografía

Los países y regiones nos ofrecen una alternativa evidente para agrupar acciones de renta variable, incluso a pesar de que la intensificación de la globalización de la economía está reduciendo la importancia de estas distinciones. La limitación de sus inversiones a las fronteras de su propio país es cada vez más difícil de justificar, el mercado de valores global es increíblemente rico y diverso, con compañías líderes ubicadas por todo el mundo.

Algunas industrias están dominadas por compañías ubicadas en países o regiones particulares, no tenerlas en cuenta puede provocar que se dejen pasar muchas oportunidades. Muchos inversores emplean una metodología "de abajo a arriba" (inductiva) para invertir: se centran en los principios de una compañía en lugar de en las tendencias generales de la industria o de la situación económica dentro de un país para seleccionar valores para su cartera.



Ya está preparado para invertir en acciones, pero ¿cómo?

Una cosa es entender cómo se comportan las acciones y otra es analizar los cientos de acciones individuales y crear una cartera de renta variable. Para la mayoría de los inversores, los fondos de inversión pueden ser una solución eficaz a largo plazo.

Invertir es un trabajo a jornada completa

La evaluación de las oportunidades de inversión requiere un compromiso importante en cuanto al tiempo, a los recursos y a la adquisición y desarrollo de habilidades. Antes de crear una cartera, los inversores deben evaluar y comparar las perspectivas de cientos de compañías para identificar aquellas que ofrezcan las mayores ventajas y el menor riesgo. Éste es sólo el primer paso, los mercados de valores cambian en cuestión de minutos. Saber cuándo vender, y cuándo no hacerlo, puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Los fondos de inversión ofrecen una alternativa más eficaz a los inversores individuales para comprar acciones. Cuando se compran acciones en un fondo de inversión junto con millones de inversores, realmente se invierte en una compañía de fondos de inversión que combina el efectivo de muchas personas, creándose, por tanto, una coalición de recursos económicos muy grande para invertir en acciones en su nombre. En lugar de invertir como un particular, intentando comprar un puñado de acciones con una cantidad de dinero relativamente pequeña, su fondo de inversión utiliza una gran bolsa de efectivo para comprar muchas, muchas acciones. Usted es propietario de una parte de cada acción. Al distribuir su dinero entre un gran número de acciones, se reduce el riesgo de que uno o dos valores débiles puedan debilitar toda su inversión (consulte el gráfico).

Los gestores profesionales cuentan con las herramientas necesarias

Como beneficio adicional, su cartera será creada por un profesional de la gestión de carteras que selecciona las acciones, decide qué sectores tienen mayor potencial, mantiene la cartera alineada con su objetivo de inversión y gestiona el riesgo. Sus inversiones también se beneficiarán de la experiencia inversora de los gestores y de amplios recursos de análisis.

Los gestores de carteras cuentan con la capacidad de análisis, la tecnología y la experiencia para analizar compañías y las fuerzas del mercado que las impulsan. Debido a que los gestores de carteras tienen a menudo inversiones ingentes en acciones de una compañía, pueden tener acceso a los gestores de esa compañía, hablar con los clientes y suministradores para identificar el grado de eficiencia de las operaciones de la compañía e incluso pueden visitar las instalaciones de la compañía. Por encima de todo, los gestores profesionales emplean procesos de inversión diseñados para minimizar el efecto de las emociones en su toma de decisiones a medida que analizan las mejores combinaciones para las inversiones. Su objetivo es comprar y vender acciones basándose en un análisis y criterios cuidadosos, no en impulsos y en la especulación.




Una amplia variedad de fondos de inversión

Los inversores tienen una gran diversidad de fondos de inversión entre los que elegir. Estos fondos pueden ser gestionados bien para imitar el comportamiento de índices del mercado (denominada gestión "pasiva") o bien para superar dichos índices. Estos índices, como el US S&P500 Index o el MSCI EAFE Index internacional, siguen el rendimiento de los principales mercados y ayudan a los inversores a medir sus rentabilidades.

Las categorías específicas de fondos de inversión también son muy diversas, desde fondos centrados en una región o industria hasta fondos que asignan sus activos más ampliamente y que emplean una estrategia diversificada que combina acciones, bonos y otros instrumentos de inversión. A menudo, los fondos satisfacen más de una categoría. Podría buscarse un fondo que invierta en acciones de gran capitalización que represente a las compañías más grandes o un fondo de crecimiento de pequeña capitalización.



Poner a las acciones a trabajar para su futuro

Las acciones son una parte importante de la inversión a largo plazo y ofrecen potencial de crecimiento, diversificación y exposición a economías y compañías dinámicas. Siempre que consulte con su asesor financiero para poner a las acciones a trabajar en su cartera, un asesor puede ayudarle.

Una parte esencial de la inversión a largo plazo

Las subidas y bajadas diarias en el mercado de valores pueden incomodar a muchos inversores, pero el potencial de crecimiento a largo plazo de la renta variable es vital para las estrategias de inversión más acertadas. En resumidas cuentas: muchos inversores tendrán que invertir una parte importante de su cartera en acciones para conseguir alcanzar con eficacia sus objetivos financieros. Por esta razón es tan importante mantener una perspectiva a largo plazo y crear una cartera diversificada que incluya una distribución adecuada de la renta variable. La colaboración con su asesor financiero, le permitirá crear una cartera de fondos de inversión acorde con sus objetivos de inversión y su aversión personal al riesgo.

Cómo un asesor puede ayudarle

Independientemente de sus objetivos, un asesor ofrece una familia de fondos de renta variable, que incorporan un análisis intensivo y han sido construidos con gran cuidado, para ayudarle a determinar su estrategia de inversión.

El fondo de eliga su asesor debe satisfacer de forma estricta un objetivo de inversión y un nivel de riesgo definido, porque para usted es importante saber qué obtiene al seleccionar un fondo de inversión. Su asesor puede facilitarle cualquier alternativa de inversión, tanto si desea seleccionar fondos individuales para elaborar su propia estrategia personalizada o elegir un fondo de distribución de activos diversificados que establezca la estrategia por usted.

Trabaje con su asesor financiero para desarrollar un plan a largo plazo y una estrategia de inversión se ajuste a sus expectativas y que considere los fondos de inversión que elija como parte de esa estrategia.


Índices de referencia habituales de los mercados

¿Desea saber cómo se está comportando su fondo de inversión? Una alternativa es compararlo con un índice de referencia del mercado, una recopilación de valores que representan a un segmento particular de los mercados de capitales. A continuación le exponemos algunos de los índices de referencia más habituales para la renta variable.*

MSCI World Index: mide el rendimiento de los valores en los mercados desarrollados de todo el mundo.
MSCI All Country Indices: representa a los mercados de renta variable de países desarrollados y de economías emergentes en una región en particular.

MSCI EAFE® Index (Europa, Australia, Lejano Oriente): sigue el rendimiento de los mercados de renta variable desarrollados, excluyendo a EE.UU. y Canadá.
MSCI Emerging Markets Index: está diseñado para medir el rendimiento de los mercados de renta variable en los mercados emergentes globales.

Índices MSCI Value y Growth: representan a los componentes de valor y de crecimiento de las acciones a partir de la gama completa de índices de países desarrollados, de países emergentes y a los índices All Country MSCI Equity.

TOPIX: abreviatura de Tokyo Stock Price Index, el TOPIX representa a los valores que cotizan en la Bolsa de valores de Tokio.

Dow Jones Industrial Average: una recopilación de 30 de las compañías más grandes y más ampliamente participadas en EE.UU. Cuando escuchamos que "los valores de EE.UU. han subido hoy", normalmente se refieren al Dow. No obstante, este índice no es necesariamente la mejor medida, ni la más precisa, del mercado de renta variable general.

S&P 500 Index: este índice está compuesto por 500 compañías de gran capitalización de EE.UU. Es la medida más habitual del rendimiento del mercado de renta variable general en EE.UU.

Nasdaq Composite Index: una recopilación de todos los valores que cotizan en el Nasdaq y compuesto por más de 3.000 compañías de EE.UU. e internacionales, muchas en el sector de la tecnología.

Russell 1000® Index: un índice de 1.000 valores de gran capitalización de EE.UU.

Russell 1000® Growth Index: las acciones de crecimiento en el Russell 1000 Growth Index de compañías de gran capitalización.

Russell 1000® Value Index: las acciones de valor en el Russell 1000 Value Index de compañías de gran capitalización.


Glosario de términos habituales

El mundo de la inversión cuenta con su propio lenguaje que puede ser percibido como complejo e intimidante. Pero estos términos y frases no son tan misteriosos como aparentan ser. A continuación, le exponemos algunos de los términos habituales que puede escuchar.

Gestión activa: seleccionar acciones aplicando el análisis de los principios de una compañía individual para intentar mejorar el rendimiento de los índices del mercado.
Distribución de activos: crear una cartera que posee una gama diversa de activos, como acciones, bonos, activos inmobiliarios y monetarios, para intentar conseguir el mejor equilibrio entre riesgo y rentabilidad. Índice de referencia: el índice del mercado con respecto al cual se mide el rendimiento de un fondo de inversión.

Blue Chip: acción de una compañía muy grande y muy bien establecida con un largo historial de crecimiento sólido, pago regular de dividendos y una gran reputación por contar con una gestión, productos y servicios de calidad.

Apreciación del capital: cuánto ha subido el precio de una acción. Si se compra una acción a 25 USD y sube hasta 30 USD, esos 5 USD (o 20%) es la apreciación del capital. Evidentemente, el valor de las acciones también puede bajar, incluso hasta 0 USD.

Acción ordinaria: representa la propiedad de una compañía. La mayoría de los inversores poseen este tipo de acciones; estas acciones proporcionan derechos de voto. Sin embargo, cuando se procede a la liquidación de una compañía, los inversores se encuentran en una posición menos favorable con respecto a otros tipos de titulares de acciones.
Diversificación: combinación de diferentes tipos de inversiones en una cartera. Debido a que los tipos de inversión se comportan de forma diferente, la creación de una cartera diversificada puede permitirle reducir el riesgo de que su cartera experimente pérdidas en el mercado.

Dividendo: beneficios que una firma distribuye entre sus accionistas, normalmente en la forma de efectivo o de acciones adicionales. El consejo de administración de la compañía decide la cantidad que se distribuirá. Normalmente se abonan trimestralmente. Los dividendos de los fondos de inversión se abonan a partir de los ingresos generados por las inversiones del fondo.

Beneficios: las ganancias de una compañía, que son iguales a los ingresos procedentes de sus ventas menos los gastos corrientes de la firma. Los resultados de beneficios tienen una gran influencia en los precios de la acción con el tiempo.
Índice: una representación del mercado de valores general, o de un segmento del mercado general, que se diseña para realizar el seguimiento del valor y el rendimiento del mercado. Algunos ejemplos son el S&P 500 Index y el MSCI World Index.

Oferta pública inicial (OPI): la primera venta de acciones al público realizada por una compañía. Capitalización bursátil: una medida del tamaño de una compañía; se calcula multiplicando el número de acciones en circulación por el precio de la acción.
Valor Liquidativo (VL): El VL es el precio de la participación de un fondo de inversión. Indica el valor de una acción de un amplio conjunto de valores que posee un fondo de inversión. En otros términos, una participación de los activos del fondo.
Gestión pasiva: en lugar de intentar superar de forma activa el rendimiento de un índice del mercado, los gestores pasivos intentan emular su rendimiento.

Cartera: participaciones combinadas de acciones, bonos, inversiones inmobiliarias y otros activos agrupadas por un inversor individual o institucional.
Relación precio beneficio (P/E): el precio de una acción dividido por su beneficio por acción. Una medida de lo que los inversores están pagando por el beneficio de un valor.
Riesgo: la posibilidad de que los resultados de rentabilidad reales sean diferentes de los esperados.

Volatilidad: una medida de riesgo que realiza el seguimiento de las fluctuaciones de las rentabilidades durante un cierto periodo de tiempo. Cuanto mayor es el rango de rentabilidades, mayor es la volatilidad.

1 comentario:

Andrea ibarra lopez dijo...

Aplicando lo aprendido en lo que esta sucediendo en Perú actualmente puedo decir que en medio de mercados volátiles, las personas con excedentes están siendo rigurosas en aplicar una estrategia de diversificación para sus inversiones , las personas, principalmente aquellas de mayores patrimonios, también están optando por llevar su dinero a mercados del exterior en búsqueda de instrumentos que ofrezcan una liquidez que no encuentran en los títulos locales . La poca liquidez de la plaza limeña no solo es un problema para los inversionistas, sino también para el propio país porque la iliquidez hace un daño terrible al potencial del crecimiento del PBI.
Y es que en un mercado menos líquido hay mayor volatilidad, lo que implica más riesgo, y a su vez esto significa una tasa de descuento mayor para el valor de las empresas, que entonces valen menos.
Entonces la poca liquidez de la BVL se viene reflejando en la caída de sus volúmenes de negociación para el país.

Publicar un comentario